Andrea Villiers, coordinadora del Programa Educativo de la Fundación Javier Marín platica con 180º Blog sobre el esfuerzo que llevan a cabo para profesionalizar el medio del arte en la Ciudad de México, por medio de programas que buscan vincular a los artistas emergentes con el mundo laboral artístico, siempre en cambio y en crecimiento. El trabajo de la Fundación asimismo ha revelado una serie de retos y dificultades a superar para el mundo del arte mexicano, eso y más, en la entrevista a continuación.

180º: ¿Cómo empieza la Fundación Javier Marín?

Andrea Villiers: La Fundación empezó por el interés de Javier para apoyar a artistas en formación. Decidió buscar una manera formal de hacerlo, en un espacio designado, con un programa diseñado para ese propósito. Entonces se comisionó a un equipo de antropólogos y sociólogos para que hicieran una investigación sobre las necesidades y retos de los artistas al salir de la carrera. A partir de esa investigación, que arrojó datos muy interesantes, vimos que uno de los huecos dentro de la formación artística es la vinculación entre artistas emergentes y profesionales, y la falta de las herramientas necesarias para moverse dentro del ámbito laboral. Con base en esta investigación, se armó un programa educativo en donde invitamos a profesionales del arte, ya sean artistas, críticos, curadores, académicos, galeristas, incluso abogados especialistas en derecho de autor, o encargados de becas para artistas, a que vengan a platicar con un grupo reducido de artistas emergentes. A estas pláticas las llamamos Encuentros, que tienen un formato de “vamos a tomarnos un cafecito y hablar”. No son conferencias pues no se trata de un programa de educación formal, los asistentes no tienen que cumplir horas y tampoco se les da un certificado o diploma con valor curricular. Hacemos un calendario mensual y a quien le interese se inscribe, los encuentros tienen con cupo limitado, puedes venir a uno o puedes venir a todos si quieres.

180º ¿Cuáles son los  demás programas con los que cuentan? ¿Cuentan con algún programa que los vincule directamente con artistas o proyectos seleccionados?

A.V: No realmente, dentro de este programa intentamos que quede muy claro que nuestra línea de acción es brindar este espacio de diálogo y de vinculación. Lo que viene después de eso ya no nos toca. Creemos que los artistas tienen que ir por su propio camino, con base en la información y los diálogos que pueden suceder aquí, pero ya no los acompañamos por ejemplo para hacer exposiciones o en su producción.

Lo que sí estamos preparando es un programa de residencias artísticas, en Plantel Matilde, un espacio cerca de Mérida, Yucatán. Es un proyecto que estamos desarrollando todavía, no ha salido una convocatoria. Pero sería un apoyo más directo y puntual a algunos proyectos artísticos de número reducido.

Tenemos también el Programa de Exposiciones, que se dedica a gestionar junto con un equipo más amplio, parte de las exposiciones de Javier Marín.

180º: ¿Desde hace cuánto están trabajando en la Fundación?

A.V: Llevamos dos años. Hacemos aproximadamente ocho encuentros al mes, dos a la semana. En estos dos años, eso suma más o menos 180 Encuentros. Es importante decir que todo esto ha funcionado gracias al apoyo de los profesionales que invitamos y que vienen a colaborar y compartir su experiencia y conocimiento de forma totalmente generosa. Como una asociación civil sin fines de lucro, todas las actividades de la Fundación son gratuitas.

180º: ¿Bajo qué criterios invitan a un profesional para realizar un Encuentro?

A.V: Es un criterio amplio, se trata de hablar del medio profesional del arte entonces las invitaciones son muy variadas.  Los artistas que invitamos a impartir encuentros por ejemplo, son gente que ya tiene una trayectoria notoria y experiencia que puedan compartir con los que están empezando. Luego tenemos a los críticos de arte, que también deben tener una carrera importante; a los académicos la misma Academia los legitima, así que vienen maestros, doctores en Historia del Arte. Invitamos también a profesionales de museos y espacios o proyectos corriendo que nos parecen interesantes, no solamente institucionales, sino también de espacios independientes. Creo que el criterio más importante es invitar a gente que es muy profesional. Porque toda la idea de los encuentros es profesionalizar el medio, por lo tanto invitamos a profesionales para que compartan su experiencia y los chicos puedan ver que para llegar ahí siempre hubo un inicio, y los vean como referentes, que existe un camino profesional y las personas que invitamos han tomado ese camino.

180º: ¿Así que el público al que están dirigidos los Encuentros es exclusivamente el de artistas?

A.V: Sí, sobre todo artistas, ese es nuestro enfoque y para ellos hicimos esto. Algunos de ellos todavía están estudiando. Vienen chavos desde los 20 años, incluso algunos de 18 que apenas van a entrar a estudiar Artes Visuales, y también algunos que ya terminaron la carrera y están viendo qué onda. Viene gente de todas edades pero que finalmente son artistas en formación. Casi todos son artistas, aunque no solamente pues empiezan a venir algunos chavos interesados más en la gestión o la curaduría; hasta ha venido un abogado que, desde su práctica, quiere conocer el medio artístico porque trabaja con derechos de autor. Nuestro criterio de selección, porque tienen que pasar por una selección, es que se dediquen o se quieran dedicar a esto de manera profesional. Es un espacio que por ser tan limitado en el cupo y en el formato, queremos reservarlo para artistas o a gente que se quiera dedicar profesionalmente al medio: historiadores del arte, comunicólogos o diseñadores, que aunque no estudiaron Artes Visuales, están trabajando o quieren trabajar con esto, desde la escritura, la gestión, etc.

Plantel Matilde

180º: A partir de la investigación que hicieron, ¿qué otras dificultades encontraron que viven los artistas?

A.V: Básicamente, y suena muy fuerte, vimos que los artistas emergentes se pueden considerar como una población vulnerable. Reciben muy poco apoyo desde la casa o en el medio profesional.  Hay muchas barreras por ejemplo la económica en el sentido de que para producir su trabajo, o para mandar su obra a bienales, premios y demás, hay un gasto importante. Se tiene que invertir en materiales, en envíos, y pues para alguien que acaba de salir de la carrera, es difícil. Entonces los artistas están debatiéndose “me pongo a trabajar en otra cosa y sigo medio trabajando en mi producción, pero ¿cómo le hago para vivir sólo de mi producción, cuando todavía no estoy vendiendo ni exponiendo?”. Estamos hablando de La Esmeralda, la FAD, el INBA, no más, no hemos investigado más allá del DF. Según los entrevistados, no se estudia por ejemplo  nada de mercado de arte o sobre derecho de autor, tampoco se habla sobre las becas y otras opciones, además de la venta, para seguir produciendo. Simplemente, escribir un proyecto para mandarlo a una beca, escribir tu propia declaración personal como artista, tu currículum, armar tu portafolio, todo eso que es básico para mandar a galerías, a premios, para presentarte con cualquier profesional, todo esto, no lo enseñan en la escuela. Entonces aquí hemos hecho varios encuentros que tratan sobre esos temas. O para defender su trabajo, hacemos un encuentro que se llama Donde el profesional eres tú, en donde ellos mismos presentan su obra ante otros asistentes. Ahí la idea es que sepan hablar de su obra, que sepan defenderla. Que sepan también recibir crítica de otros y sus comentarios, otros puntos de vista. Y sobre todo, que si traen una presentación, que sea profesional, que no parezca que lo hizo alguien de secundaria. Desde eso, hasta cómo acercarse a las galerías, a otros profesionales, a alguien que quieres que escriba sobre tu trabajo, un curador, relaciones públicas. Deben tener conocimiento de lo que sucede hoy en México en el medio profesional, los espacios y plataformas que existen. No solamente está el museo y la galería, hay muchas más posibilidades. Necesitan saber cuáles son los agentes que mueven todo esto: qué implicaciones tiene el curador con el artista, qué representa la crítica de arte para la producción actual... Todos esos agentes que están trabajando en el medio, hay una gran red y muchas implicaciones.

Además seguimos haciendo investigación. Todos los encuentros repartimos unos cuestionarios que los asistentes deben llenar, también los profesionales invitados. Seguimos trabajando con los especialistas, que nos hacen evaluaciones. Entonces todo es una gran investigación que se sigue construyendo y nos permite ver cómo vamos, cómo podemos mejorar, cuáles son nuestras fallas, y eso creo que es algo único en espacios como este, que se tomen tan profesionalmente, porque si queremos hablar de profesionalismo, los primeros que tenemos que actuar como tal, somos nosotros.

180º: Con base en esa información que recaban, ¿qué tipo de encuentros son los que tienen más éxito?

A.V: Los que más éxito tienen son los que hablan sobre mercado de arte: casas de subastas, galerías, especialistas que vienen a hablar sobre coleccionismo o sobre mercado, es lo que vemos que más llama la atención. También lo que tiene que ver con herramientas muy prácticas. Porque, por un lado, hacemos encuentros que son más teóricos, y por el otro, los más prácticos sobre cómo hacer un statement, cómo armar tu portafolio. Esos son los más llenos. Como cuando vinieron los encargados del programa de pago en especie de Hacienda, ese tipo de cosas que les benefician de manera directa, inmediata, es lo que más les interesa. Y creemos que no sólo se trata de eso, porque claro, la parte teórica, ellos tal vez no ven un beneficio inmediato, pero es básico; poco a poco vas entendiendo el medio, vas conociendo más. Y bueno, también cuando vienen artistas muy reconocidos, esto se llena.

 

180º: ¿Qué posición crees que ocupa el medio del arte mexicano a nivel global?

A.V. Vamos cada vez mejor, vamos creciendo en muchos niveles. Se está profesionalizando el medio, que es algo que faltaba mucho, y sigue faltando, pero no somos los únicos; hay un interés general de profesionalizar el medio, de tomarse las cosas más en serio. Desde el artista, hasta el curador, hasta el administrador que está detrás de esto, están haciendo el trabajo de una manera más seria. También se está entendiendo la importancia que tiene a nivel de economía global, pues el arte representa una parte sustancial. En todos los encuentros hemos visto eso, cuando vienen a hablar galerías que tienen ya unos 20, 30 años, cuando al principio sólo eran tres galerías. Ahora hay muchísima más diversidad, más variedad. Hay por supuesto más competencia, para los artistas está mucho más difícil. Pero también hay más opciones, diferentes caminos. Seguimos muy rezagados seguramente, pero vamos avanzando. Y México está cada vez más representado en ferias, bienales internacionales, se le está volteando a ver, y ya no solamente al México nacionalista, el México de Frida Kahlo. Se entiende que estamos insertos en un mundo global donde hay mucha más diversidad, y entramos igual que otros países con muchas cosas que no son los folclorismos.

180º: También debe seguir muy centralizado, tan solo en la concentración de galerías y espacios en la zona Roma-Condesa

A.V: Sí, y a nivel país, muchísimo. La Ciudad de México es en donde se está moviendo casi todo. Hay otros estados, como Jalisco o Nuevo León, donde ya desde hace mucho existe un medio artístico activo. También en Guanajuato y Morelos hay cosas interesantes. O por ejemplo en Mérida un lugar muy interesante para el Arte. Se empieza a ver que la Ciudad de México no es el único lugar para estudiar Arte en el país, en otros estados se están haciendo cosas bien padres. También hay otros donde el rezago es muy notorio.

Sobre la concentración de arte en la Roma-Condesa, eso ha cambiado. Los artistas ya no pueden vivir aquí, está carísimo, entonces los artistas están en otros lados. Aquí hay galerías, espacios y demás. Pero desde hace tiempo en el Centro hay cosas interesantísimas, en la San Rafael, la Santa María, en la Juárez, que sigue siendo Zona Centro, pero también se están extendiendo los espacios independientes hacia el sur, o hacia la San Pedro de los Pinos, la Escandón. Poco a poco, yo creo que desde hace varios años, no todo sucede aquí. Pero aquí siguen habiendo muchos espacios de visibilidad, con los Corredores, la Gallery Weekend, y demás.

180º: ¿Qué espacios para el arte en la ciudad podrías recomendar?

A.V: En cuanto a espacios independientes creo que están sucediendo cosas padres, hay varios artistas jóvenes trabajando de una manera muy interesante. Como Bikini Wax en la Escandón o Casa Maauad en la San Rafael. Hoy fuimos a un encuentro en ESPAC (Espacio de Arte Contemporáneo), una asociación sin fines de lucro que trabaja una colección de arte contemporáneo de los años 80-90, y están presentando muy buenas exposiciones en su espacio en las Lomas. Incluso están los espacios más institucionales, como esta semana que vino la directora de Casa del Lago, Julieta Giménez Cacho, y habló de una cantidad de proyectos y actividades sucediendo ahí que son muy recomendables. Eso es lo bueno en México, hay tanto que ver, tantas propuestas y actividades, que a veces es demasiado.

La Fundación Javier Marín se encuentra en Orizaba 190, en la colonia Roma. Para registrarse en los ciclos de Encuentros o para conocer más sobre la Fundación, visita su página web:

http://www.javiermarin-fundacion.org.mx/index.html

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer